Los procesos migratorios generan muchas reacciones emocionales en quienes los viven, más aún si esta migración es forzada. La Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), vela por el prójimo apoyando a los migrantes que han llegado a Ecuador.

Desde su experiencia, el jesuita Mauricio Burbano, S.I., profundiza el tema de la migración. Él es docente investigador y director de Dirección de Identidad y Misión (DIM) de la PUCE. Centró su tesis doctoral en la temática de asociaciones de inmigrantes extranjeros en Quito. Siguió su doctorado en la Universidad de Deusto, España.

Además, ha acompañado a población en movilidad humana de diversos países como Ecuador, Colombia, Brasil, España e Inglaterra. También, apoya al Servicio Jesuita a Refugiados de Ecuador. A continuación, les presentamos sus comentarios y reflexiones sobre la migración.

El 18 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Migrante. ¿Qué es ser un migrante?

De manera sencilla, podemos afirmar que el migrante es una persona que deja su lugar de origen para trasladarse a otra región. Existen varios tipos de migración:

  • Migración interna. Cuando los movimientos migratorios son dentro de un país.
  • Migración internacional. Cuando las personas cruzan fronteras internacionales.
  • Migración forzada. Cuando los desplazamientos se realizan de manera obligada debido, por ejemplo, a conflictos bélicos y violencia generalizada.

Si los desplazamientos forzados involucran el atravesar las fronteras internacionales, se habla de personas en situación de refugio.

¿Cuál es el impacto que tiene la migración en las personas?

La migración es tan antigua como la humanidad, el ser humano se ha trasladado de un lado a otro con relativa libertad. Sin embargo, con el surgimiento del Estado nación, la libre movilidad fue reduciéndose.

En los tiempos actuales, imperan políticas de seguridad y control que levantan muros reales y simbólicos a quien es extranjero. Por otro lado, con la globalización, hay libre circulación de capitales, pero se limita la libre circulación de personas.

¿Cómo la PUCE trabaja y apoya a las personas en movilidad humana?

La PUCE ayuda a afrontar la movilidad humana mediante las funciones sustantivas de docencia, investigación y vinculación con la colectividad.

  • Docencia

Hay carreras como Relaciones Internacionales, Sociología, Economía, Jurisprudencia, que, por su especificidad, abordan la temática. Mientras que la DIM está a cargo de la asignatura de Ética Personal y Socioambiental, en la que se habla sobre la migración.

  • Investigación

Casi en todas las carreras de pregrado que ofrece la PUCE hay estudiantes que han planteado directa o indirectamente la migración en sus tesis. Por otro lado, los docentes investigadores han hecho aportes desde distintas áreas de su experiencia.

  • Vinculación con la colectividad

La PUCE acompaña a personas en movilidad humana desde hace varios años. Por citar un caso, cuando en Ecuador tuvimos inmigración haitiana, la universidad posibilitó una escuela de español para esta población.

En la actualidad, trabajamos en varios proyectos. Por ejemplo, la carrera de Lingüística, a partir de un convenio PUCE – OIM, imparte clases de inglés para la población inmigrante. Se emplea la metodología de enseñanza- aprendizaje de una lengua como vehículo de paz.

Además, se cuenta con el Observatorio de Comunicación (OdeCom) PUCE. Aquí se promociona una comunicación asertiva y se analiza el hate speech y su impacto en los medios.

Desde Ciencias Administrativas y Economía y en alianza con World Council of Credit Unions (WOCCU), llevan a cabo programas de capacitación en emprendimientos.

En los Consultorios Jurídicos Gratuitos se orienta a la población en situación de movilidad humana en aspectos legales. El Centro de Psicología Aplicada acompaña a la población migrante y refugiada en los temas de salud mental.

Asimismo, la Dirección de Vinculación con la Colectividad organiza, al menos una vez al año, la Feria Maki Solidaria. En esta feria participan emprendedores nacionales e inmigrantes desde una perspectiva de economía popular y solidaria.

Por otro lado, la PUCE brinda el aval académico a la Escuela de Ciudadanía del Servicio Jesuita a Refugiados. Este es un programa de formación de líderes migrantes y refugiados.

Foto: Personas en situación de movilidad se capacitan en inglés.
Foto: Feria Maki.
  • Dirección de Identidad y Misión (DIM)

En la DIM se llevan adelante dos iniciativas. Una de ellas es la Red Atrapasueños. El objetivo de este proyecto es acompañar en los procesos de inserción a estudiantes de la PUCE Matriz originarios de otras provincias (migrantes internos). Bienestar Estudiantil apoya esta iniciativa. Se espera que, en la próxima edición, Red Atrapasueños acoja a los estudiantes extranjeros.

De forma paralela, se desarrolla el proyecto PUCE Solidaria con su componente de colaboración con la Red eclesial CLAMOR. En esta iniciativa participan estudiantes y docentes de las distintas facultades.

Foto: Proyecto de Vinculación Caridad sin Límites. Dirigido por la Facultad de Enfermería.

¿Nos podría contar un caso que lo haya marcado?

Me impresionó el caso de un profesional haitiano. Sabía creol, español y francés, y tenía sus papeles en regla, pero nunca encontró trabajo en su área profesional en Ecuador.

Es decir, el ser profesional cualificado no es garantía para conseguir trabajo para un extranjero, más todavía si es afrodescendiente. Esto es un indicador sobre nuestras sociedades, en donde está presente la xenofobia y el racismo.

¿Cómo los estudiantes, docentes y administrativos podemos ayudar a las personas en movilidad humana?

En primer lugar, a nivel personal, tenemos la responsabilidad de informarnos sobre la temática de la migración. No dejarnos atrapar por discursos que hacen generalizaciones en contra de personas pertenecientes a determinado país o etnia. De igual forma, debemos recordar que, como ecuatorianos, hemos sido migrantes en otras latitudes.

En segundo lugar, a nivel institucional como PUCE, debemos seguir profundizando en la temática de la movilidad humana. Esto a partir de la docencia, la investigación y la vinculación con la comunidad.

Finalmente, en esta Navidad como PUCE estamos orientados por el lema “Construimos esperanza en solidaridad”. Precisamente uno de los componentes de la campaña navideña tiene que ver con la solidaridad hacia la población migrante vulnerable.

Te puede interesar:

Centro de Derechos Humanos PUCE al servicio de la comunidad

PUCE fortalece compromiso con la economía popular y solidaria