El 22 de enero, la comunidad de Jesuitas Ecuador y de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) recibían la noticia de que uno de sus miembros partía a los brazos de Dios. El padre Alfonso Egües, S.J. murió en Quito a los 97 años.

Abrazado en la paz del Señor, a los 97 años de edad y 82 de Compañía, falleció el P. Alfonso Egüez García, S.J. Sus restos serán velados en la capilla de La Dolorosa”. Así lo informaba en su cuenta de Facebook, Jesuitas Ecuador.

¿Quién fue el padre Alfonso Egües, S.J.?

Literato, poeta, músico y docente. Fue el compositor de la música del Himno a la PUCE, el Himno de Portoviejo y varios villancicos.

Nació en Quito, el 16 de marzo de 1925. A los 15 años, entró al noviciado de la Compañía de Jesús. Estudió en el Colegio Loyola de Cotocollao y fue alumno del Padre Aurelio Espinosa Pólit, S.J. En 1956, se ordenó de sacerdote.

Su notoriedad en el ámbito de la literatura, hizo que el padre Espinosa Pólit, S.J., lo recomendará para estudiar un doctorado en literatura en Oxford.

Fue brillante en el latín, en el griego, la literatura y la poesía clásica. Por eso, el padre Aurelio Espinosa Pólit le convenció de que tenía que continuar esa enseñanza. Primero, a los jesuitas y luego, a los futuros profesores de literatura para los colegios de Quito en la PUCE”. Así contó, parte de la vida del padre Egües, el hermano David Chamorro, docente de la Facultad de Ciencias Filosófico – Teológicas.

El padre Alfonso Egües, S.J., y la PUCE

En la década de los 60, fue profesor de poesía latina y de griego en el Instituto Superior de Humanidades Clásica de Cotocollao de la PUCE. Hoy es la Facultad de Comunicación, Lingüística y Literatura (FCLL). En esa misma década fue docente de Literatura de la PUCE.

Tocaba el teclado y el acordeón, instrumento con el que amenizaba los Pases del niño de la PUCE.

En los 90, se jubiló de docente y se dedicó a la vida parroquial. Primero en la Parroquia de Solanda en Quito y luego en la Parroquia La Merced de Manta. En la pandemia, por precautelar su salud regresó a Quito.

Así, el padre Egüez formó a miles de estudiantes de la carrera de la FCLL, en los que definitivamente dejó huella.

“Alfonsito era muy querido por sus estudiantes. Su espíritu alegre y jovial hacía posible que sus estudiantes fuesen un poco más comunicativos, más cercanos,” comenta la doctora Myriam Merchán, docente de la FCLL y ex alumna del padre Egües.

Himno a la PUCE.

Te puede interesar:

Falleció el padre José Benítez Romero, S.J., exdocente de la PUCE
Hernán Andrade S.J., exrector de la PUCE, falleció