Con pesar, la Compañía de Jesús dio a conocer el homicidio de los sacerdotes Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J. El hecho ocurrió dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua, el lunes 20 de junio. Los jesuitas de México y del mundo están de duelo.

A través de un comunicado, los jesuitas desde México dijeron: “Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas”.

Además, demandaron que de forma inmediata se adopten medidas de protección para salvaguardar la vida de los jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui, Chihuahua.

Hechos como estos no son aislados, puntualizaron. La Sierra Tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres -resaltaron en su comunicado los jesuitas de México- son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos.

Por su parte, el doctor Arturo Sosa, S.J., Superior General de la Compañía de Jesús, se pronunció: “Estoy conmocionado y entristecido por esta noticia. Mis pensamientos y oraciones están con los jesuitas en México y sus familias. Tenemos que detener la violencia en nuestro mundo y tanto sufrimiento innecesario”.

Los jesuitas de México están de duelo, aseguraron que no callarán ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Remarcaron que seguirán presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de sus obras pastorales, educativas y sociales.

“Al denunciar lo ocurrido, hacemos notar también el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante. Nos solidarizamos con tantas personas que padecen esta misma situación, sin que su sufrimiento suscite empatía y atención pública”, se lee en el comunicado compartido por la Compañía de Jesús.

En medios de comunicación locales e internacionales, se informó que los sacerdotes fueron asesinados al intentar socorrer a un hombre, que buscó refugio en el templo religioso. La noticia ha conmocionado al mundo religioso. Los jesuitas están de luto.

¿Quiénes eran los sacerdotes?

Javier Campos nació en 1943. Ingresó a la Compañía de Jesús a los 16 años. Joaquín César Mora nació en 1941. También empezó en la Compañía de Jesús con apenas 16 años. Tenían 79 y 81 años respectivamente.

Te podría interesar:

El trabajo del Servicio Jesuita de Refugiados

El Tour Ignaciano, organizado por la PUCE