Una moda de diseño y urbanismo fortalece la cosmovisión andina. Casas con techos altos, ventanales amplios, pasillos de manera, paredes decorativas y hasta patios centrales con árboles y vegetación visualizan la belleza que esconde la arquitectura andina.

La construcción

Los materiales autóctonos, como el tapial, la madera, el bahareque, el carrizo, la soguilla, el chahuarquero, la estera o el bambú se utilizaban hace más de 5.000 años en estas edificaciones andinas.

Aunque en la actualidad, ciertos materiales ya no se ocupan, la arquitectura andina sigue conservando su esencia.

Foto: Cortesía de ventanal.

“La arquitectura andina se diferencia mucho del mundo occidental. Mientras que la edificación occidental es vertical la del mundo andino es multidireccional. Aquí hay varios principios que se manifiestan de acuerdo al sitio, entorno y cultura que se quiere reflejar”. Así comentó el arquitecto Fernando Neira, docente de la Facultad de Arquitectura Diseño y Artes (FADA) de la PUCE.

Una tendencia

Convivir con la naturaleza es posible. Construir en medio de árboles sin talarlos y por el contrario sembrar más, es parte de esta visión y arquitectura. Estas edificaciones están tomando auge en toda América y hasta en Europa.

En la pandemia, muchos se dieron cuenta de la importancia de contar con espacios verdes en sus viviendas. Atrás quedaron las casas con muchos pisos, espacios muy cerrados y pequeños. El concepto de arquitectura andina apela a un sentido más saludable.

Foto: Cortesía arquitectura andina.

El diseño

“Los usuarios ahora somos más exigentes. Queremos conocer el material que se utiliza, el tipo de pintura, sus componentes y demás. Por ejemplo, una casa hecha de tierra es energética, el contacto del cuerpo con este material recarga al ser humano de salud”. Así mencionó el arquitecto Fernando Neira.

Esta construcción tiene parámetros claros. Por ejemplo, el baño dentro del dormitorio no está concebido en este diseño debido a que es un elemento contaminante, así lo menciona el arquitecto Neira. Además, esta arquitectura utiliza energía alternativa y otros recursos como el agua de la lluvia para distintos espacios de la casa.

La PUCE enseña arquitectura andina

En la FADA se imparten materias con enfoque andino. Los estudiantes reciben clases de arquitectura en tierra y espacio andino. Aquí realizan varios prototipos de vivienda. Estas materias son lideradas por el Arq. Fernando Neira, quien enseña a los chicos a construir desde un enfoque diferente y con sentido.

El Arq. Neira lleva más de 25 años impartiendo estás cátedras. Su experiencia lo llevó a participar de un conversatorio en Bolivia realizado en octubre del 2022 para hablar sobre arquitectura contemporánea. Además, compartió algunas ideas para llevar la materia de arquitectura andina hacia otras universidades de Latinoamérica, especialmente Bolivia.

La Facultad de Arquitectura Diseño y Artes trabaja en fomentar el intercambio de ideas y conocimientos. Además, busca responder a las expectativas y necesidades de la sociedad desde una visión compleja, sistémica, intercultural y humanística de la realidad.

Foto: Proyecto de arquitectura realizado por alumnos de la FADA.
Foto: Proyecto de arquitectura.

Sin duda, la arquitectura moderna se abre paso al conjugar la naturaleza con cualquier tipo de edificación. Descansar con el sonido y la ventilación fresca del aire natural es posible desde esta visión. ¿Te animarías a renovar tu espacio y ser parte de esta arquitectura andina?

Con este tipo de iniciativas la PUCE promueve la interculturalidad. Además, logra enfocar desde esta visión el cuidado a la Pachamama y el entorno que rodea al ser humano.

Te puede interesar:

Interculturalidad será el tema del Premio A. Espinosa Pólit 2023.

Un camino de lucha hacia la interculturalidad.

Tejiendo mi faja, haciendo redes: proyecto que enseña y sirve.