Cuando el Dr. David Cordero piensa en su trabajo, recuerda a Zoila Rosario Chimbo. Se trata de la humilde madre de Luis Guachalá Chimbo, desaparecido en un hospital psiquiátrico de Quito, hace ocho años. Ella confió en el Centro de Derechos Humanos de la PUCE, que fue premiado por la Universidad Cornell.

Por ese y otros casos, el Dr. Cordero, docente que coordina las prácticas preprofesionales de la carrera de Derecho, fue reconocido. La Universidad Cornell le entregó el premio al servicio público ejemplar 2022.

El galardón se otorga a exestudiantes que han demostrado un compromiso sobresaliente con el servicio público y la justicia social en sus carreras. En este caso, se reconoció su trabajo en la PUCE en el campo de la protección a víctimas de violaciones de derechos humanos.

“Es un premio al trabajo de todo un equipo, que ha participado por 12 años en la defensa de los derechos humanos”, dice el docente, quien además es alumni. Fue Director del Centro de Derechos Humanos (CDH) hasta febrero.

Asimismo, él asumió la Dirección de las prácticas preprofesionales. Eso abarca  el Consultorio Jurídico, el Centro de Métodos alternativos de solución de conflictos y el CDH.

El CDH tiene alrededor de 25 años de fundación. El Dr. Cordero se vinculó a él desde que era estudiante, como voluntario. Estuvo a la cabeza del centro a partir del 2010, una vez graduado.

¿Qué incidencia ha tenido el centro?

Inicialmente fue un proyecto impulsado por un grupo de estudiantes y un profesor. Nació con el objetivo de generar un espacio de análisis y aprendizaje sobre derechos humanos.

Entonces, no existía otro espacio así a nivel universitario en el país, dice el doctor Cordero. Para él, es un éxito la multiplicación de profesionales capacitados en derechos humanos.

Algunos exdirectores del CDH han sido los doctores Farith Simon, decano del Colegio de Jurisprudencia de la USFQ; Ramiro Ávila, exjuez de la Corte Constitucional; Mario Melo y la Dra. Elizabeth García, decano y subdecana de la Facultad de Jurisprudencia de la PUCE.

Los casos

  • Desde el 2020, tomaron la causa de Gonzalo Cortez, quien fue apresado en tres ocasiones, desde 1997 hasta el 2000. Fue sometido a tratos inhumanos y degradantes. Llegó a la Corte IDH.
  • Hace más de 15 años, a través de Inredh, Zoila Rosario Chimbo se contactó con el CDH. Su hijo, Luis Eduardo Chimbo, desapareció del Hospital Psiquiátrico Julio Endara, en donde estaba internado. Ocurrió en enero del 2004.

“Haber podido acompañar a su madre, una mujer adulta mayor, que vendía rosas y caramelos, ha sido una experiencia gratificante. Cuando llegó al CDH, yo era estudiante y Ramiro Ávila, el director”, recuerda Cordero.

  • Además tratan casos como la crisis carcelaria; derechos del Río Piatúa, para suspender un proyecto hidroeléctrico; Proyecto Mirador; una causa a favor de los Tagaeri y Taromenane, pueblos en aislamiento voluntario. Su labor, reitera el doctor Cordero, no es de escritorio.

“Nuestro CDH permite a los estudiantes formarse otra visión sobre el derecho, como herramienta para cambiar a la sociedad. Les muestra que esta profesión ayuda a conseguir justicia social. Les ayuda a estar en contacto con los más necesitados”, dice Cordero.

Por ello, el premio de la Universidad Cornell lo recibe a nombre de todo el equipo del Centro de Derechos Humanos de la PUCE.

Conoce uno de los casos que lleva el CDH:

El Centro de Derechos Humanos defiende a Gonzalo Cortez