La ola de inseguridad que golpea al Ecuador ha desempolvado la idea de despenalizar el porte de armas de juego, como medida de seguridad y autodefensa. Emilio Salao, docente de la Universidad Católica dijo que no se han planteado alternativas para resolver las problemáticas sociales, sino que se quiere implementar la violencia legal como medida para controlar la inseguridad.