Los derechos de autor son un pilar fundamental para la protección del patrimonio. Hay muchas razones por las que es necesario resguardar la propiedad intelectual, quizá una de las más importantes es el estímulo que cada autor siente cuando su obra es reconocida.

Pero, ¿qué es el derecho de autor? El doctor Esteban Argudo Carpio, docente de la Facultad de Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y experto en temas de propiedad intelectual, lo analiza.

¿Qué es el derecho de autor y por qué es importante?

Es una disciplina jurídica que regula la protección de las obras resultantes del talento creativo de las personas y que se expresan en las letras, las artes o las ciencias.el talento creativo de las personas y que se expresan en las letras, las artes o las ciencias. Atribuye a los autores unos derechos o facultades de orden personal y patrimonial, que les otorgan una plena capacidad para su control y la exclusividad sobre sus obras, para poder utilizarlas o explotarlas. A esto se le conoce como derecho de autor.

Las obras protegidas son de diferente naturleza. Por ejemplo, las novelas, poemas, películas, composiciones musicales, coreografías, pinturas, dibujos, fotografías, esculturas, dibujos técnicos, obras de teatro, de arte aplicadas a la industria y más.

El derecho de autor ofrece una protección de tipo moral y patrimonial a la obra por el solo hecho de su creación. El creador tiene la libertad de vender, ceder y compartir con terceros, ya sea con interés económico o no, sus obras. Por lo tanto, conocer estos derechos permite tomar acciones con base legal sobre el trabajo y las creaciones individuales. 

¿Cómo avanza Ecuador en materia de Derecho de Autor? ¿Existen leyes que aparen a los autores?

Sí, desde hace mucho tiempo atrás se expidió la primera ley en el Ecuador que se denominó como Ley de Propiedad Literaria y Artística, en la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, no se desarrollo de manera concomitante una cultura de conocimiento y respeto de el derecho de autor.

Entrado el siglo XX se expidieron otras leyes en esta materia y la más importante en el año 1998, que se promulgó la Ley de Propiedad Intelectual, en un período en el cual el Ecuador como miembro de la comunidad internacional, se adherió a los acuerdos que dieron origen a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Uno de estos, el Acuerdo sobre los Aspector de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, procura que todos los países brinden una protección más o menos estandarizada a los derechos de propiedad intelectual, puesto que hoy en día, la mayor parte de bienes y servicios que circulan en este mercado globalizado son protegidos por estos derechos.

Sin darnos cuenta, en nuestra vida cotidiana, nosotros convivimos con estos derechos. El bolígrafo que tienes en tu mano posee su marca y le pertenece a alguien. Así como las patentes protegen los inventos, el derecho de autor vela por las creaciones destinadas al fomento de desarrollo de la cultura, artes o entretenimiento.

¿Por qué en el país existen altos índices de incumplimiento de la propiedad intelectual?

En realidad puede ser porque algunos usuarios de las obras, interpretaciones o producciones desconocen que detrás de estas existen unos derechos. Creo que hace falta generar una cultura de respeto a los derechos. La gente entiende bien los derechos de propiedad cuando se trata de bienes materiales. En cambio, cuando hablamos de creaciones del intelecto no los saben.

Esos dibujos, poemas o incluso una tesis de grado son valiosos y protegidos por el derecho de autor. Las marcas y los inventos que se buscan proteger deben ser registrados en una oficina nacional con patente. Sin embargo, en el ámbito del derecho de autor no funciona así. Basta el hecho de la creación para que la obra sea protegida por esta ley con independencia al registro.

Su trayectoria en el tema lo llevó a participar en la Asamblea Internacional de Entidades de Gestión Colectiva, convocada por la Federación Iberolatinoamericana de Artistas Intérpretes y Ejecutantes (FILAIE), en Montevideo, Uruguay. Coméntenos, ¿cuál fue su participación en este evento

Bueno, reiteradamente se invita a los expertos de diversos países con el fin de analizar la situación de los artistas en el mundo y los nuevos cambios que esta industria presenta. En este contexto, tuve la oportunidad de participar en dicho evento.

En este contexto y como miembro del Comté Jurídico de la FILAIE y como asesor de los productores de música, he tenido desde hace algunos años atrás la oportunidad de participar con frecuencia en estos eventos, analizando la evolución normativa de la propiedad intelectual en el Ecuador y en nuestra región.

¿Han evolucionado los derechos de autor?

Por ejemplo, antes, la música centraba su modelo de negocio en la venta de soportes físicos. Ahora, la explotación de esta industria está en las plataformas digitales. Con la llegada del streaming la música, las películas y más dieron un giro. Si queremos tener contenido exclusivo hay que pagar, nada es gratis y esto se ampara a través de las leyes.

Solamente protegiendo los derechos de autor se puede propiciar el desarrollo de la cultura de los pueblos a través de sus autores, artistas y productos. Colombia es uno de los países con gran potencia y desarrollo en la música y literatura. ¿Por qué se ha posicionado dentro de los mejores a nivel mundial? Porque existe un respeto a los derechos.

En Ecuador nos hace falta educar a los ciudadanos en la existencia de una propiedad inmaterial o intelectual. Es hora de fomentar el valor que tiene nuestra música, sus obras literarias, musicales, audiovisuales y demás. Si a los autores no se les remunera por sus obras, muchos de ellos no podrán seguir creando. Después de todo, hay una cuestión ética que subyace a estos derechos y que todas las personas deberíamos respetar.

Te puede interesar:

Lucas Bustamante cambia al mundo con una cámara.

Inti Eyewear, de un trabajo de clase al emprendimiento.