La primera cerveza de Suramérica, elaborada en 1566 por los frailes del Convento de San Francisco de Quito, ha renacido en la capital de Ecuador más de 450 años después. «Hay que beberse la historia», comenta sonriente a Efe Javier Carvajal, investigador y profesor de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), mientras mira con orgullo uno de los botellines de Quito 1566, el resultado un proyecto que le ha tomado prácticamente media vida.