Martín Jiménez siente que una beca es una especie de premio; sigue Diseño de Productos. Fotos y video: Roxana Molina.

En la PUCE, se reconoce la dedicación de los estudiantes, así como también su situación económica. Martín Sebastián Jiménez, de 22 años, accedió a una beca por excelencia académica desde el quinto semestre. Cursa el octavo semestre de la carrera de Diseño de Productos.

En el segundo período del 2021, obtuvo 50 sobre 50, un promedio perfecto. Hace poco, en la segunda semana de mayo, le comunicaron ese particular. También le confirmaron que, por su esfuerzo, mantenía el descuento del 50% en la colegiatura.

Los estudiantes de Grado de la PUCE ya pueden postular a becas, para el segundo semestre del 2022. Hasta el 5 de junio, deberán enviar sus solicitudes a través de la intranet (opción Solicitud Beca).

¿Qué opciones de becas están disponibles?

  • Becas de hermanos
  • Colaboradores
  • Discapacidad
  • Pueblos y nacionalidades
  • Beneficios económicos por excelencia académica, deportiva y cultural

De su lado, los estudiantes que ya cuentan con una beca, no deben postular nuevamente. Para mantenerla, es necesario que acepten el acta de beca a través de la intranet. Además, tienen que cumplir con ciertos requisitos académicos.

El testimonio de Martín

«Hace poco supe que alcancé 50 sobre 50 en el segundo semestre del 2021. Mantener una beca es un premio, un reconocimiento al esfuerzo. Me produce una mezcla de emociones, desde felicidad hasta, incluso, como una responsabilidad, por lo que la gente puede esperar de mí.

«En lo económico, una beca de excelencia académica constituye una ayuda gigantesca. Es un apoyo para costear el semestre, en una situación económica difícil para todas las familias ecuatorianas. Así que me siento muy agradecido con las autoridades, pero más que nada con mis profesores y amigos. Son parte de lo que me motiva a seguir adelante».

¿Qué tan complicado es mantener una beca?

Implica muchos sacrificios. En el Colegio Charles Darwin, Martín tuvo buenas calificaciones, pero en la universidad obtenerlas ha sido más difícil.

“Los universitarios pasamos por más etapas en lo emocional, que pueden descompensarnos e incidir en las notas. Pero trato de dar mi mayor potencial”, señaló el estudiante.

Otra historia

María Paula Cortez, de 23 años, estudia Lingüística. También cursa el octavo y último semestre. En el 2021, obtuvo un promedio de 48,6 sobre 50.

“No saco buenas notas porque sí, es la consecuencia de que me gusta lo que aprendo, más que una meta”, dijo la estudiante. Además, contó que le encantaría seguir una maestría en Lingüística Computacional, un campo que mezcla la computación y la lingüística.

María Paula Cortez, estudiante de Lingüística, también tiene una beca por excelencia académica.

“Es enseñarles a las computadoras a entendernos cuando hablamos. Ayuda a comprender cómo funciona el lenguaje en nuestra mente y cómo pasarlo a la computadora. Esto puede tener repercusiones enormes e interesantes para la humanidad”.

¿Cómo se siente tener una beca?

“Se siente bien, me motiva ver reflejado mi esfuerzo en la beca de excelencia académica. Siento que lo que hago tiene un efecto y una recompensa”, dice María Paula.


Más historias de algunos becados en la PUCE: