El cáncer es una de las principales causas de mortalidad en las Américas. En 2020, el número de casos de cáncer en esta región se estimó en 4 millones y aumentará hasta los 6 millones en 2040, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Aunque esta enfermedad puede afectar a un gran número de personas, las  desigualdades socioeconómicas hacen que ciertos grupos sufran mayores impactos y tengan procesos diagnósticos y terapéuticos más complejos. La razón: imposibilidad de acceder a un diagnóstico y detección oportunos de cáncer.

El ISP-PUCE

Frente a esta realidad, un equipo de investigadores del Instituto de Salud Pública (ISP) de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) integran el proyecto de investigación Mejorando la equidad en el acceso al diagnóstico temprano del cáncer: una investigación operativa en diferentes sistemas de salud de América Latina EquityCancer-LA.

El equipo de la PUCE está conformado por Ana Lucía Torres, Patricia Granja, Estefanía Rodríguez, Iván Dueñas, Andrés Peralta y Hugo Pereira.

El proyecto

Este proyecto nace en 2020 y está financiado por la Unión Europea. Su objetivo es mejorar la oportunidad del diagnóstico temprano de cáncer en los servicios de salud pública de Chile, Colombia y Ecuador.

“Los investigadores, de países de América y Europa ganamos la convocatoria. Se presentaron varios proyectos y el nuestro fue seleccionado”, comentó el Dr. Andrés Peralta.

El proyecto busca interceder en tres elementos frente al diagnóstico de cáncer:

  • Capacitación a los profesionales de salud.
  • Generar rutas más ágiles y cortas para facilitar los diagnósticos oportunos.
  • Brindar a los pacientes más información sobre los procesos para la detección temprana de cáncer.
Investigadores ISP-PUCE y profesionales del Ministerio de Salud Pública del Ecuador.

Problemática

La salud pública y el acceso a la atención de salud en Ecuador han sido escasamente evaluados y documentados.

Debido a la falta de datos, es necesario trabajar en la formulación de objetivos sanitarios que impacten en la mejora de la calidad y atención de salud de los ciudadanos.

El plan se centra en el Distrito de Salud 17D06 que abarca todo el sur de Quito y sus valles. Hasta el momento, los investigadores han encontrado varias falencias en el diagnóstico temprano de cáncer como, por ejemplo, la falta de una ruta clara para los usuarios. Además, existen problemas en el acceso a exámenes de laboratorio, imagen y biopsia; escasos recursos para pagar dichos estudios y demoras en la atención al paciente.

“Es importante inscribir la situación de salud de la población en un contexto histórico, político y económico. Hace falta información. No podemos leer la situación actual de salud con las personas aisladas. Conocer las necesidades de la comunidad nos permite trabajar en los puntos débiles”, señaló el Dr. Peralta.

Desigualdad

Las personas que cuentan con recursos suficientes pueden acelerar los procesos de diagnóstico, lo que facilita que sean tratados a tiempo y con la debida atención. Sin embargo, para la población de escasos recursos esto no es así.

“Evidenciamos la problemática de desigualdad. Las personas de escasos recursos no tienen un diagnóstico claro y, en muchos casos, deben vivir con la enfermedad por mucho tiempo hasta obtener una respuesta del sistema. Esto es más grave si se trata de un cáncer”, afirmó la Dra. Ana Lucía Torres, directora ISP-PUCE e investigadora principal de Equity Cancer LA.

Acercamiento con la comunidad

Para los investigadores, el cáncer sirve como un indicador de lo que pasa con la ciudadanía y el sistema de salud. De ahí parten para presentar métodos que beneficien a todos, con la misma oportunidad de ser atendidos y tratados de forma óptima.

“Entre más temprano se diagnostica el cáncer, hay mayores probabilidades de tener una mejor calidad de vida y una curación o una remisión de esta enfermedad”, afirmó el doctor Iván Dueñas, docente e investigador del ISP-PUCE y Equity Cancer LA.

Primera fase

El proyecto se encuentra en la primera fase del estudio: la línea base cualitativa y cuantitativa. Se han realizado 50 encuestas y 29 entrevistas a profundidad a pacientes con diferentes tipos de cáncer como mama, estómago, próstata y colon; y a profesionales, gestores y tomadores de decisiones.

En esta fase de estudio se ha habla con los pacientes para conocer sus vivencias en el proceso con los servicios públicos de salud pública y saber si recibieron o no un diagnóstico oportuno ante su enfermedad.

Hemos visto que existen demoras tanto en los procesos del sistema de salud pública como en la falta de equipos e de insumos. También hay desconocimiento por parte de los profesionales de la salud y de los mismos pacientes”, dijo Estefanía Rodríguez, técnica docente de la PUCE e investigadora Equity Cancer LA.

Difundir los resultados

El control integral del cáncer abarca la prevención, el diagnóstico temprano, la detección, el tratamiento y la atención paliativa. Todos estos aspectos tienen que formar parte de un robusto plan nacional de control del cáncer.

Este proyecto tiene una duración de cinco años. Se espera que los resultados que se obtengan en cada fase sean de utilidad para las entidades públicas pertinentes, para que tomen decisiones oportunas.

Te puede interesar:

One Health, cuidando el ambiente cuidamos nuestra salud.

Maestría en Salud Pública, esencial para la calidad de la salud.