Una de las frases que define la educación jesuita y la filosofía ignaciana es: «Ser más, para servir mejor». Lema que se ve reflejado en el modelo educativo Aprendizaje -Servicio (ApS). Esta metodología experiencial permite poner en práctica los conocimientos alcanzados en las aulas en el servicio a una comunidad.

Desde 2022, la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) implementó Aprendizaje – Servicio como parte de algunas asignaturas.

Esta metodología está anclada a la misión que se tiene como PUCE. Así, nos abrimos a la comunidad y atendemos al bien público”, explicó el máster Carlos Corrales, director de Innovación Educativa.

¿Qué es Aprendizaje – Servicio?

ApS es una metodología de enseñanza en la que los estudiantes participan en un proyecto con impacto social. Su misión es encontrar o aportar a la solución de un problema social comunitario. Así, la universidad y la comunidad se convierten en socios estratégicos.

Es importantísimo que la universidad genere lazos fuertes y estrechos con la comunidad, la misma que se vuelve formadora de estudiantes”, comentó el director de Innovación Educativa.

Así, con Aprendizaje – Servicio, las asignaturas presentan proyectos en los que sus estudiantes aplican sus conocimientos mediante el servicio comunitario.

Aprendizaje – Servicio 2022

En 2022, se presentaron seis proyectos para este programa. Estos fueron financiados con fondos externos donados por el programa internacional Uniservitate. Los proyectos del año anterior fueron de tecnología, educación, arquitectura, salud y comunicación.

“Aprendimos muchas cosas de manera práctica, esencialmente la vivencia de valores como la empatía, la solidaridad y la humanidad. También, entendimos cómo aplicar nuestros conocimientos teóricos y pasarlos a la práctica comunitaria”, comentó Ricardo Núñez, estudiante de la PUCE y participante de uno de los proyectos.

Los proyectos realizados fueron los siguientes:

  1. Sistema de marca para emprendimientos o pymes.
  2. Movilidad humana y el sistema internacional.
  3. Tejiendo mi faja.
  4. Construcción de historias de prácticas alimenticias y de salud.
  5. Sensibilizando la arquitectura.
  6. Estrategias familiares y comunitarias para combatir la malnutrición infantil.
Video: estudiantes Facultad de Comunicación, Lingüística y Literatura.
Proyecto Construcción de historias de prácticas alimenticias y de salud

Aprendizaje – Servicio 2023

Para 2023, ya se iniciaron las convocatorias para el primer semestre. Para participar, cualquier docente interesado solo debe llenar el formulario. Además, proponer su proyecto comentando cuáles serían los resultados del aprendizaje y del servicio, estableciendo un cronograma.

Los proyectos se pueden presentar hasta el 27 de enero para ser considerados en esta convocatoria. En 2023, se espera que se inscriban mínimo 10 proyectos por semestre y se destinará un fondo propio de la PUCE.

Cada semestre, tendrá una nueva convocatoria. Sin embargo, la meta es que la idea se institucionalice y que cada facultad tenga materias con esta metodología.

“Queremos dar el salto, proponer que las facultades en cada carrera ofrezcan asignaturas con esta metodología”, añadió el máster Corrales.

Así, la PUCE trabaja por su misión ignaciana y se enmarca en las encíclicas del Papa Francisco: Laudato Si’ para responder a la crisis socioambiental y construir la reconciliación de la Casa Común. Así como, Fratelli Tutti para la reconciliación entre las personas y la sanación del tejido social. Mientras tanto, sigue, dejando huella en sus alumnos y en la comunidad.

Te puede interesar:

Tejiendo mi faja, haciendo redes: proyecto que enseña y sirve
La Pontificia Universidad Católica de Chile trae metodología de aprendizaje-servicio