El mundo de las lagartijas es enorme y fascinante. Alrededor de 6000 especies han poblado cada rincón de la tierra desde hace más de 220 millones de años. En el grupo de estos reptiles se encuentran los anolis, unas especies de lagartijas en peligro debido a los parásitos.

PUCE investiga

Una investigación realizada por el Lcdo. Fernando Ayala, director de la Colección de Herpetología , junto a la Mtr. Taryn Ghia del Museo de Zoología QCAZ  y al Dr, Oscar Pérez+, docente de la Carrera de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) evidenció una serie de parásitos en nueve especies de los anolis de Ecuador, los cuales podrían afectar negativamente a la salud de estos lagartos.

Los parásitos

Los parásitos internos, también llamados endoparásitos, son pequeños organismos que viven en el interior del cuerpo del animal, especialmente en el intestino, corazón, pulmones, entre otros órganos.

“Algunos parásitos se pueden transmitir a los seres humanos (zoonosis) y causar graves enfermedades. Por ello vimos la importancia de investigar qué tipo de parásitos se encuentran en la fauna”, comentó el Lcdo. Fernando Ayala.

Clase de parásitos

En el Museo de Zoología QCAZ de la PUCE se realiza una gran variedad de investigaciones. El Lcdo. Ayala, comenta que al iniciar con la disección de los anolis se dieron cuenta que la mayoría de estas especies estaban con parásitos.

“Nos llamó la atención y quisimos saber qué clase de parásitos eran y los daños que causaban a la especie. Tras tres años de observación e investigación determinamos los siguientes: nematodos, larvas de moscas del género Cochliomyia , ácaros entre otros”, afirmó el Lcdo. Fernando Ayala.

Foto: ácaro en fase larval. Cortesía del Lcdo. Fernando Ayala.
Foto: larvas del género Cochliomyia. Cortesía del Lcdo. Fernando Ayala.

Los daños

Los parásitos pueden influir en las interacciones competitivas y depredadoras entre especies. Además, pueden causar una baja ingesta de alimentos, reducir el crecimiento y aumentar la mortalidad de estas especies hospederas.

Entre las causas, los expertos identificaron que las diferencias de hábitat podrían ser factores determinantes para la infección de estos parásitos. Así mismo, la investigación también ayudó a los expertos a identificar el estado de los bosques.

“Los animales suelen ser un buen bioindicador para conocer cómo afecta el calentamiento global, la tala de árboles y otras actividades humanas a la fauna local ”, agregó el Lcdo. Ayala

Conoce la especie

Los anolis o falsos camaleones, pertenecen a la familia Iguanidae, subfamilia Dactyloinae y son un grupo de lagartijas con más de 400 especies distribuidas naturalmente desde los Estados Unidos de América a través de América Central, el Caribe y Sudamérica.

En su estado natural habitan en arbustos y árboles de hasta 40 metros. Estos reptiles prefieren los espacios húmedos como la Amazonía o estribaciones andinas.

“Esta especie tienen la habilidad única de caminar y dormir sobre las hojas gracias a sus lamelas o almohadillas adhesivas que se encuentran en los dedos de sus patas”, comentó el Lcdo. Fernando Ayala.

Foto: Anolis gemas. Autor Santiago Ron en Bioweb Ecuador.

Su forma

Los colores de este saurio son vibrantes y varían según la especie. Los falsos camaleones tienen la capacidad de cambiar de color como parte de su comunicación y estado de ánimo.

Los anolis no son peligrosos. Miden entre 3 a 10 cm de longitud sin contar su cola. Así mismo, pueden vivir entre 5 a 6 años y en estado de cautiverio hasta 10 años.  

Investigación a largo plazo

Ahora, los investigadores continuarán trabajando en el análisis de los parásitos provenientes de la fauna. En América Latina son pocos los países que realizan investigación ligada a parásitos.

“Tras la pandemia se levantaron alertas sobre las enfermedades zoonóticas. Levantar este tipo de información sin duda nos ayudará a estar más preparados”, finalizó el Lcdo. Fernando Ayala.

Foto: especies de anolis del Ecuador (anolis pinocho y anolis púrpuras del Chocó).

Te puede interesar:

Ecuador, tierra de reptiles.

¿Por qué existen reptiles vivíparos?