La Conferencia Episcopal Ecuatoriana cumple un rol fundamental en el restablecimiento de la paz en el país, luego que aceptaran la invitación como mediadores en la mesa de diálogo entre el gobierno y los movimientos indígenas que reclaman mejoras en diversos aspectos de la vida socioeconómica.