En 1986, cuando las redes sociales aún no aparecían, un actor popularizaba las gafas Aviator de Ray Ban. Modelo que utilizó Tom Cruise en la película Tup Gun. Así este actor estadounidense era un referente e influencer de los años 80. Hoy, para tener ese poder no es necesario ser actor, cantante o deportista. Basta con saber generar contenidos que atraiga seguidores en redes sociales.

El desayuno, foto, hashtag. El viaje, foto, hashtag. El gimnasio, historia, hashtag Entre Instagram y Tik Tok, comparte contenido diario que promociona productos o servicios. Así, pasa varias horas de su día un influencer actual. Aquella persona que puede generar acciones en sus seguidores (Me gusta, comentarios o compartidos). Pero, ¿un influencer nace o se hace?

Esta pregunta no es tan fácil de responder. Si bien, ser un influencer no requiere una formación específica, lo que si es cierto es que no cualquiera puede serlo. De alguna u otra forma tendrá que dedicarle algún tipo de preparación, ya sea adquirida por cuenta propia o por estudios formales.

“No se estudia para ser influencer. Sin embargo, pueden servir los estudios de grado de Comunicación porque desarrollan la competencia de generación de contenido y storytelling”, explica la doctora Albertina Navas, experta en comunicación digital y docente de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE).

¿Por qué debería formarse un influencer?

Definitivamente, la preparación siempre será un plus y evitará que se caiga en errores que pueden costar la credibilidad. El conocer a los seguidores y al segmento permitirá tomar decisiones más acertadas, sobre las marcas que promociona y las publicaciones que realiza.

Un ejemplo de desconocimiento de su público, es lo que le pasó a Arii, una instagramer, que en 2019, con 2,6 millones de seguidores no logró vender 36 camisetas de su propia línea de ropa.

“Si ya se es influencer por expertise y autoridad en un área, se recomienda desarrollar estudios de profesionalización o posgrado en Comunicación Estratégica Digital”, agrega la doctora Navas, quien también es directora de Comunicación Estratégica de la PUCE.

¿Por qué son importantes los influencers en la publicidad actual?

Según la firma Samy Alliance, el 92% de los consumidores confían más en la opinión de un influencer que en una publicidad tradicional. Mientras, el 49 % de personas se basa en una opinión emitida por estas personas.

De esta forma, los influencers se han vuelto imprescindibles para las estrategias de mercadeo de las empresas. Sin embargo, para seleccionar un buen influencer se debe ir más allá del número de seguidores, tomando en cuenta las 3R:

  • Reach (alcance)
  • Relevance (generación de impacto en la opinión de los seguidores)
  • Resonance (generación de amplificación y alineación con valores de la empresa).

“Son innumerables los estudios que confirman que el uso de celebridades tiene un impacto sobre la decisión de compra. Eso no está en discusión. Lo importante en el mundo digital es saber diferenciar a los #fails (fraudes); de los #divos (muchos seguidores y poco contenido) y de los verdaderos #influencers”, enfatiza la consultora digital.

Por último, es importante recordar como empresa que no todos los influencers encajan con tu marca o con tu estrategia. Es fundamental identificar aquellos con los valores, estilo, tono y personalidad de la marca.

Te puede interesar:

¿Cuál es el riesgo de compartir una fake news?