Durante el último año, las universidades del país han avanzado aceleradamente hacia la educación en línea o híbrida, con clases en vivo por medio de plataformas tecnológicas y actividades asincrónicas. Una metodología común para la evaluación constante del aprendizaje en la teleeducación es la clase invertida, en la cual los estudiantes deben prepararse antes de la clase, con lecturas, videos, participación en foros, elaboración de mapas conceptuales. Luego, en el aula virtual se desarrollan debates, trabajos en grupo y conclusiones en torno al tema investigado. Esta estrategia, especialmente útil en cátedras de ciencias sociales, ha sido adoptada en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y la Universidad de las Fuerzas Armadas, Espe.

Leer más…