La PUCE abraza el “Año de las transformaciones” enfocada en convertirse en una universidad más abierta y más inclusiva manteniendo sus principios de calidad y excelencia.

En este contexto, fuimos invitados y reconocidos como una de las instituciones de educación superior que aportó con sus buenas prácticas en el desarrollo de la Guía de Buenas Prácticas en el Ámbito de la Discapacidad para la Educación Superior. El Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (CONADIS) elaboró esta guía entre 2019 y 2020 y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), fue responsable de su impresión.

La vivencia de buenas prácticas en el ámbito de las discapacidades en la PUCE ha sido posible mediante la ejecución del  Programa de Acompañamiento Integral y Educación Inclusiva que se orienta a apoyar las necesidades de todos los estudiantes y que se basa en los lineamientos del documento “Rutas de atención y acompañamiento para estudiantes con necesidades específicas de apoyo”, con el cual buscamos ser una respuesta, pues el medio más efectivo para combatir la discriminación y la exclusión es crear comunidades en las que los procesos de enseñanza – aprendizaje sean participativos, respetuosos y colaborativos.

Este reconocimiento, alcanzado a través de la Dirección General de Estudiantes, es un honor para nuestra universidad y nos motiva a continuar adelante con nuestra misión de hacer de la inclusión una realidad que inicia en las aulas universitarias y se expande a toda la sociedad, a la cual nuestros estudiantes se proyectan con el objetivo de ser más, para servir mejor.