Hace unos años en España, pedí un esfero a unos compañeros españoles, mexicanos y argentinos con los que estaba reunida. No entendí sus caras de extrañeza hasta que me preguntaron: ¿Qué es lo que necesitas? ¿Quieres algo redondo? Después de dar la correspondiente explicación, busqué en la Real Academia de la Lengua Española (RAE) aquel término incomprensible para mis interlocutores. En esa búsqueda, descubrí que esfero, era como se le conocía al bolígrafo en Ecuador.

Como este término, existen un sinnúmero de palabras y frases que los extranjeros no podrían entendernos, aunque tengan un excelente español. Y es que quién, fuera del Ecuador, podría entender la frase: ¿Cachas ñaño?

Una nueva herramienta para entender nuestro léxico

Pensando en eso el lexicógrafo, Elking Araujo, docente de la Facultad de Comunicación, Lingüística y Literatura de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), presentó su Diccionario de ecuatorianismos con citas. El proceso editorial estuvo a cargo de nuestro Centro de Publicaciones.

Esta obra de investigación, que tomó más de una década de trabajo, se realizó con el propósito de satisfacer la necesidad de comprensión del español en Ecuador.

“Por primera vez se registra o se da testimonio del uso de palabras propias del habla ecuatoriana certificadas con citas de autores literarios y periodísticos. Ya se habían hecho diccionarios de ecuatorianismos antes, pero ninguno trae citas”, explica el docente de la PUCE.

¿Cómo se seleccionaron los términos?

Según el autor, probablemente, es la primera iniciativa en toda América Latina de un diccionario de este estilo. Para la selección de los entre 1.000 y 1.500 términos definidos en esta obra, se siguieron estos criterios:

  1. Las palabras seleccionados no debían ser usados en España.
  2. Todos los términos debían certificar su uso en dos citas de autores ecuatorianos.
  3. Todas las definiciones debían tener carácter suficiente, es decir, que el lector pueda reemplazar en el término consultado por la definición que se ofrece en esta obra. 

Para cumplir el segundo criterio, el autor construyó un corpus de textos de autores ecuatorianos compuesto por más de 200 obras en prosa (novela, cuento, teatro, ensayo); y más de 2.000 artículos de prensa tomados de la página web de periódicos de circulación nacional y local.

A partir de este corpus, el autor aplicó un software estadístico para identificar términos que podían ser propios del habla ecuatoriana. Luego, esos términos fueron contrastados en dos diccionarios, principalmente en el Diccionario del Español Actual de Manuel Seco y en el Diccionario de la Real Academia Española.

“Presentamos a los lectores ecuatorianos la obra que testimonia el uso del español en Ecuador y que facilitará la compresión lectoral de los autores que han nutrido nuestras letras desde el siglo XVIII”, comenta el autor en la Presentación de este diccionario.

Además, esta obra incluye gentilicios del Ecuador, léxico de la flora y fauna ecuatorianas.

Te puede interesar:

En el 2022 el Premio Aurelio Espinosa Pólit galardonará a las novelas