El primer llamado de la PUCE para reforestar el Ecuador fue escuchado. El miércoles 16 de marzo del 2022, cinco prefectos, tres alcaldes, empresarios y la Feupe firmaron convenios. De este modo, según el Dr. Fernando Ponce León S.J., rector, será posible tener “un Ecuador un millón de árboles más verde, en el 2024”.

El rector recordó que en 2015, el Papa Francisco emitió la encíclica Laudato Si’ sobre el cuidado de la Casa Común. Un mes después, en julio de ese año, el Papa visitó el campus, de la matriz de la PUCE, en Quito.

En ese encuentro, el Papa hizo preguntas que aún resuenan en la universidad, apuntó el doctor Ponce, en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Teológico Filosóficas. Una de ellas: «Universidad Católica, ¿qué nos está pidiendo la Tierra?» Y la PUCE aceptó el desafío, como una universidad Laudato Si’.

En su intervención, el doctor Fernando Ponce agradeció a los representantes de gobiernos locales por sumarse a la iniciativa porque es difícil sembrar un millón de árboles. Se refirió a los prefectos Paola Pabón, de Pichincha; Juan Pablo Cruz, Chimborazo; Johana Núñez, de Santo Domingo de los Tsáchilas, y a un delegado de Manuel Caizabanda, de Tungurahua.

Así como los alcaldes Guillermo Churuchumbi, de Cayambe; Virgilio Andrango, de Pedro Moncayo; y Hugo Arguello, de Sigchos.

Pablo Jurado, prefecto de Imbabura y presidente del Consorcio de Gobiernos Provinciales del Ecuador (Congope), dijo, además, que aceptaban el compromiso y que esperaban que se amplíe el número de gobiernos provinciales participantes. Esto para que, cuando el Papa Francisco llegue al Ecuador, en 2024, les deje una nueva tarea.

Los datos

La labor de cuidado de la Casa Común es urgente, tomando en cuenta que Ecuador es uno de los 17 países megadiversos, que en la última década ha perdido gran cantidad de bosques. Cada año, en el mundo se talan 10 millones de hectáreas de bosques.

Los datos los presentó el máster Diego Jiménez, director de Vinculación con la Colectividad de la PUCE, responsable del programa 1 millón de árboles, para Ecuador. Él precisó que las plantas serán sembradas en zonas vulnerables, para el cuidado de fuentes de agua y recuperación de páramos, así como en sectores afectados por la tala.

Los aliados

Desde octubre del 2021, la PUCE y sus aliados han sembrado 29 175 árboles. Para ello han contado con el apoyo de 500 voluntarios.

Paola Pabón, prefecta de Pichincha, advirtió que es urgente replantear modelos de vida, producción y de consumo. El objetivo es evitar nuevas catástrofes naturales o climáticas, como las que hemos enfrentado. El 21 de marzo, recordó, celebramos el Día Mundial de los Bosques, por lo que es la oportunidad de ratificar el compromiso adquirido.

La prefecta apuntó que en el caso de Pichincha han contraído un compromiso de cuidado. “Nuestros bosques garantizan la captura de carbono, que no solo limpian el aire que respiramos, garantizan el ciclo de agua, la mitigación de efectos del cambio climático y previenen eventos dolorosos como aluviones y deslaves”.

Por eso, Paola Pabón dijo que apostar por un fuerte programa de reforestación y recuperación de bosques era el camino correcto. “Los bosques se constituyen en actores fundamentales para la supervivencia de todas las formas de vida de quienes habitamos en el planeta: humanos, osos, guarangos, pumamaquis, acacias, microorganismos, insectos”.

Hugo Arguello, alcalde de Sigchos, en Cotopaxi, resaltó que se vincularán no solo como autoridades en este programa, sino con la colectividad. Recordó que al inicio de su primera gestión comenzaron a sembrar árboles, pero desgraciadamente un alto porcentaje de plantas no duraron más que días. “Por eso comprometer a la comunidad es fundamental”.

El alcalde de Sigchos señaló que la PUCE ha estado presente con estudiantes, desde hace varios años en Cotopaxi.

“El cantón está ubicado en la Reserva Ecológica Los Ilinizas, pero es lamentable decirles que de esa reserva ya queda muy poco, se ha convertido en pastizales, zonas erosionadas. La frontera agrícola destruye la reserva ecológica y en estos días nos hemos visto afectados por las torrenciales lluvias, fruto de ello deslaves y derrumbes que destruyen carreteras”.

Guillermo Churuchumbi, alcalde de Cayambe, dijo que con alegría se suma a este proyecto. El calentamiento global está terminando la vida de los seres humanos, anotó. “Veo con preocupación los glaciares del mundo, del Ecuador, del Cayambe retrocediendo. Cayambe abastece de agua, desde nuestros páramos, a Ibarra, Antonio Ante, Otavalo, Pedro Moncayo, pero además llegamos hasta Quito”.

Más invitados

En el evento participaron también el Reverendo Gustavo Calderón Schmidt, S.J., Provincial de la Compañía de Jesús en el Ecuador y Vice Gran Canciller de la PUCE; monseñor Adalberto Jiménez, presidente de la Red Eclesiástica Panamazónica y Obispo del Vicariato de Aguarico, entre otros. Además asistieron Francisco Arias, gerente de Sismode, y el licenciado Rogerio Feijoo, representante de la Federación de Estudiantes Universitarios Particulares del Ecuador (Feupe).  

El alcalde de Pedro Moncayo, entregó flores a la mesa directiva, como buen representante de la que llamó, Capital mundial de la rosa. Y el prefecto de Chimborazo, Juan Pablo Cruz, dio unas palabras antes de una siembra simbólica de cinco árboles, en el campus de la matriz de la PUCE, en Quito.

También te podría interesar:

El avance de 1 millón de árboles

La PUCE es parte de la plataforma Laudato Si’