El huerto urbano de la PUCE- Sede matriz empieza a dar frutos. Colaboradores y autoridades se encargaron de distribuir la primera cosecha de lechugas crespas. Se busca demostrar a la comunidad universitaria que es posible, en espacio reducido, sembrar una variedad de productos, para garantizar una alimentación saludable.

 

La Dra. Patricia Carrera, vicerrectora, junto con el arquitecto Fernando Calle, director de Construcciones, mostraron los tres contenedores, en donde se colocó tierra con abono orgánico. Están ubicados frente a la torre 1. Ellos son parte de la Comisión de Sustentabilidad de la universidad.

 

Nuestra vicerrectora recordó que la Comisión de Sostenibilidad creada con el objetivo de apoyar y generar proyectos que contribuyan al cuidado de la “casa común” y, en un futuro, que la PUCE se auto reconozca como una universidad Laudato Si’, o como una institución de educación superior sostenible de acuerdo con otros organismos como Naciones Unidas, que trabajan en la protección local y regional del planeta.

 

La Comisión se Sostenibilidad de la PUCE observa que es necesario avanzar hacia una alimentación orgánica y sana para la comunidad PUCE y la sociedad en general. “Estamos interesados en la protección y el cuidado de la casa común, este es uno de los proyectos en beneficio de la sociedad y del ambiente, existen otros por ejemplo de movilidad compartida, cambio a energías renovables, capacitación para el manejo de desechos, así como juegos ambientales interactivos, en los cuales lo lúdico es factor importante para el aprendizaje tanto en niños como en jóvenes”, señala la Dra. Carrera.

Agricultura urbana en la PUCE

La señora Elba Pillajo muestra una de las lechugas cultivadas en contenedores ubicados delante de las torres administrativas.

Las señoras Elba Pillajo y Margarita Anaguano, trabajadoras agrícolas del campus Nayón, contaron que allá se sembró choclo en un espacio de tres mil metros; además, cebolla, culantro, albahaca, fréjol, zapallo y perejil, “ya cosechamos los choclos y los trajimos al campus del 12 de octubre, se repartieron y algunas personas comerán un producto sano, sembrado con mucho cariño y cuidado, sin químicos”.

 

En el patio delantero de la Torre 1 de la PUCE matriz, en los tres contenedores, de tres metros cuadrados cada uno, sembraron plantas medicinales como hierbaluisa, toronjil, menta, hierbabuena; además pimientos, ají, ortiga, tomillo y orégano de sal; remolacha, lechuga crespa, col, brócoli, rábanos y culantro. También hay frutas, como las fresas.

 

Como parte de la comisión de sostenibilidad, el arquitecto Calle expresó que es necesario pensar en cuidar del ser humano y de la naturaleza. “Esperamos que la comunidad vea que es factible tener huertos urbanos, en nuestros hogares podemos sembrar legumbres, plantas medicinales, lo que uno necesite, no se requiere espacios grandes, se lo puede hacer en jardineras pequeñas o macetas.  Lo importante es que de todo esto surja la idea de trabajar en una carrera o tecnología de agroecología”.

 

Con este tipo de iniciativas, la PUCE matriz es fiel a su legado de 75 años, en los que la comunidad académica ha trabajado en la investigación y en la ejecución de proyectos que buscan un urbanismo más humano y amigable con los habitantes y el planeta.