Según cifras de la Unicef y de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), debido al cierre de las escuelas, el 39% de los hogares que recibía alimentación escolar, ya no la tiene; de ellos, el 53,6% se encuentra en inseguridad alimentaria severa y moderada.