La Asamblea Nacional ratificó el aumento de sueldo para los docentes del magisterio fiscal. Esto ocurrió en el segundo debate de las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI), el 13 de marzo del 2022. No se ha registrado un aumento desde el 2011, cuando se aprobó la LOEI.

Al momento, el grueso de los docentes gana 817 dólares mensuales. Con esa remuneración se empieza en la carrera docente. Y quien más gana obtiene USD 1.676 al mes, para lo que requiere título de cuarto nivel y, al menos, dos décadas de experiencia.

Con la reforma, los docentes ganarán entre USD 986 y 2.034. Para cubrirlo, según la Asamblea, se requieren USD 680 millones. Conforme lo adelantado por el presidente Guillermo Lasso, no hay financiamiento, ya que eso implicaría aumentar el déficit fiscal.

Manuel Medina, asambleísta por Pachakutik, dirige la Comisión de Educación. Ellos respaldan, dijo, la lucha del magisterio por un salario adecuado. En el informe aprobado se establece una homologación de su sueldo al del resto del sector público.

La Mtr. Alexandra Yépez es subdecana de la Facultad de Ciencias de la Educación de la PUCE. Reflexionó sobre la situación de los maestros en Ecuador, al ser consultada por Conexión PUCE.

¿Por qué se cree que subir el sueldo de los docentes es un gasto?

Porque no se ha entendido que necesitamos invertir y revalorizar el rol docente. Hace poco, nos visitaron estudiantes de Alemania, de un programa de intercambio. Ellos nos contaron que en su país, la profesión docente es muy respetada y valorada. No todos pueden ser profesores, allá son bien pagados y tienen estabilidad. Es la profesión de las profesiones.

¿Autoridades y políticos no ven la importancia de esta inversión?

La educación puede sacar de la pobreza a la población. Como país no iremos a ningún lado sin invertir en ella, no podremos hablar de transformación. Pero la educación es una inversión a largo plazo. Por eso ningún gobierno le da el peso que requiere. Los resultados de invertir ahora lo verán nuestros nietos y bisnietos.

En marzo del 2011, gracias a la LOEI, los maestros que empezaban en el magisterio dejaron de ganar alrededor de USD 300. Les pagaban USD 817 y desde entonces no ha subido.

¿Le parece suficiente USD 817 para un maestro?

Los sueldos me parecen bajos, si comparamos con el costo de la canasta básica. En realidad, el docente no trabaja ocho horas, sino mucho más. En su casa prepara la clase, lee, corrige. Adicionalmente debe prepararse constantemente y eso requiere tiempo y dinero.

¿Es adecuado que un docente gane menos que un soldado?

No es correcto que ningún funcionario gane más. Si queremos que mejore la calidad de la educación, los profesores deben invertir en preparación permanente: cursos, maestrías, libros, material didáctico. Si buscamos una transformación social debemos pensar en educación de calidad, que implica la preparación docente.

Ecuador vive una crisis, pero ¿la educación es un tema prioritario?

Claro que es un tema prioritario. Me apena que nos basemos siempre en números, más que en las personas. Las investigaciones muestran, por ejemplo, que hay que invertir en los primeros cinco años de vida de los niños. Eso influye en el desarrollo económico de un país. En Ecuador debemos valorar el rol docente. Los jóvenes pierden el interés en ser profesores, prefieren ser médicos.

¿Por qué?

Preocupa ver cuántos aspirantes tenemos para las facultades de Medicina y cuántos en las de Educación. En la primera, se gana mucho más. A pesar de saber que hay déficit de maestros y que tenemos niños que requieren atención. Siempre dejamos a la educación relegada. Pero si no invertimos ahora, ¿cuándo? Aunque hay un problema, no existe claridad sobre el monto de la inversión requerida para realizar propuestas válidas y viables.

También le podría interesar:

La inversión en educación inicial rinde frutos