La Universidad Católica de Quito vivió un día diferente, en medio de un año plagado de irregularidades en lo deportivo. El equipo fue parte de un evento de su alma máter, que de paso les dejó con un nuevo miembro de la familia. Por iniciativa de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador, este jueves se presentó al Oso Aurelio, nueva mascota de la prestigiosa institución educativa, y a quien el Club Universidad Católica también lo ha adoptado.