Dennise Rodríguez, estudiante de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), participó en el primer encuentro sinodal entre el Papa y estudiantes universitarios de las Américas, “Construyendo puentes Norte-Sur”, en representación de la jóvenes universitarios de América del Sur.

Este encuentro, que se desarrolló de forma virtual el 24 de febrero, fue organizado por la Pontificia Comisión para América Latina en colaboración con la Loyola University de Chicago y la red de universidades de la Compañía de Jesús.

En el diálogo con el Papa, que reunió a 129 estudiantes de las áreas de Humanidades y Ciencias de 58 universidades y 21 países, se trataron temas como la migración, la justicia social y las alternativas para construir puentes Norte – Sur.

“Nuestro enfoque de trabajo es la atención a los migrantes y refugiados. Nuestros estudiantes, los cuales son migrantes o hijos de migrantes, han estado trabajando estas semanas para desarrollar procesos que transformen las realidades ambientales y económicas relacionadas con la migración y el desplazamiento humano”, explicó Michael Murphy, de Loyola University.

Un encuentro por los migrantes

El Papa Francisco escuchó con atención los proyectos e ideas de los universitarios de América sobre la construcción de un mundo más equitativo y humano con los migrantes. El Papa, después de resaltar el rol de los jóvenes universitarios en la transformación del mundo y la política, comentó el compromiso que los países deben asumir con los migrantes.

“A todo migrante se lo debe recibir, se lo debe acompañar, se lo debe promover y se lo debe integrar, afirmó el Sumo Pontífice.

Este diálogo estuvo dividido en cuatro grupos: América del Norte, Brasil, Sudamérica, y Centroamérica, en cada uno intervinieron dos representantes de cada región. Por parte de Sudamérica participaron Santiago Varela, de la Universidad Católica de Córdoba, y Dennise Rodríguez, estudiante de Relaciones Internacionales, de la PUCE.

Para su intervención los dos estudiantes coordinaron las soluciones y proyectos junto a todos sus compañeros de los otros países latinoamericanos como Bolivia, Perú, Paraguay, Argentina, Ecuador, Colombia y Venezuela.

“Los y las jóvenes tenemos el deber de crear un mundo más justo del que encontramos. Por eso, proponemos elaborar proyectos de ley y políticas públicas desde nuestros espacios universitarios para encontrar una solución al problema de la desigualdad, concentración de la riqueza junto con un replanteamiento de la deuda externa”, propuso Dennise Rodríguez en su intervención.

El Papa Francisco resaltó la intervención de la estudiante ecuatoriana y dejó esas palabras como tarea de los jóvenes: Lo que dijo Dennise a mí me hace bien. La misión de un joven universitario es dejar un mundo mucho mejor y más justo de lo que lo encontró. Ese sería el examen de consciencia de cada uno”.

Un trabajo en equipo

Para este diálogo se realizaron tres encuentros anteriores en los que participaron los 129 estudiantes universitarios: el primero con los estudiantes de la región Sudamericana; el segundo, con Latinoamérica y el tercero, con todo el continente. Para nuestra representante: “El trabajo ha sido fructífero y nos llevamos aprendizajes tanto profesionales como personales”.

Por parte de Ecuador, además de Dennise Rodríguez, en estas conversaciones previas participó Miguel Calle, también estudiante de la PUCE. Los dos jóvenes tuvieron el acompañamiento y la dirección del Mtr. Juan Carlos Valarezo, docente de Relaciones Internacionales de la PUCE.

Te puede interesar:

Estudiantes de Fe y Alegría aprendieron a programar en la PUCE y recibieron certificados