Para entender el por qué de la fecha: 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, y discutir sobre educación superior y mujeres, específicamente en torno a feminización de la matrícula, Conexión entrevistó a la magíster Lorena Araujo, directora General de Estudiantes de la PUCE.

Recordemos, ¿cuál es el origen de este día?

Históricamente, el 8 de marzo de 1857, las mujeres que trabajaban en la industria textil en Nueva York, organizaron una huelga. Ellas peleaban para que hubiera salarios más justos y condiciones laborales más humanas.

Luego, 51 años después, el 8 de marzo de 1908, 15.000 mujeres se tomaron otra vez las calles de Nueva York, para exigir aumento salarial, menos horas de trabajo, derecho al voto y prohibir el trabajo infantil.

Finalmente, en 1975, las Naciones Unidas establecieron que el 8 de marzo de cada año se conmemoraría el Día Internacional de la Mujer.

Esta fecha representa una oportunidad excepcional para movilizar la acción con miras a lograr igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos.

Si bien la igualdad de género ha avanzado considerablemente durante los últimos años –como el derecho al voto de las mujeres en la mayoría de los países, un mayor acceso a la educación y a puestos de liderazgo, y mayores derechos legislativos –, todavía podemos ver cómo ciertos espacios aún mantienen prácticas de discriminación y reproducción de inequidades. En este contexto, el espacio de la educación superior no es ajeno a estas prácticas estructurales y muestra varios desafíos aún pendientes.

A nivel de la educación superior, ¿cómo está la situación de las estudiantes mujeres?

A escala global y nacional hay un hecho denominado feminización de la matrícula de la educación superior, en este contexto la PUCE mantiene esta tendencia. Eso significa que hay más mujeres que hombres en general en toda la educación superior. En la PUCE, el porcentaje de mujeres que se encuentran cursando sus estudios en todas sus sedes es mayor al 50%, tanto en grado como en posgrado.

¿La composición de la matrícula entre hombres y mujeres es igual en todas las carreras?

Si bien la composición de las mujeres en la matrícula total es mayor, existen carreras ligadas a roles de cuidado como educación, enfermería, psicología, en las cuales la presencia de mujeres es superior a otras, como las ingenierías y las ciencias más experimentales. En ellas, la matrícula de las mujeres es significativamente menor a la de los hombres..

Así, a largo plazo, esto se traduce en preguntas como, por ejemplo, ¿bajo qué criterios se diseña los avances tecnológicos de nuestra sociedad? Adicionalmente, ¿por qué sólo las mujeres se dedican a roles de cuidado y no hombres? Eso nos lleva a otra pregunta, por ejemplo, en el entorno familiar: ¿quiénes deben aportar en el cuidado de los hijos?

Se registra más estudiantes mujeres, pero ¿en rendimiento académico superan a los hombres?

Estadísticamente sí. Las mujeres superan al menos en dos puntos el rendimiento académico de los hombres. De igual modo, cursan una menor cantidad de segundas y terceras matrículas, con lo cual se puede inferir que tienen menores tasas de repitencia. También reprueban y desertan menos.

Pero también sucede un fenómeno particular: la cantidad de créditos académicos tomados por las mujeres desde sexto nivel es menor, en comparación con lo que pasa con los hombres. Es decir, les toma más tiempo finalizar sus estudios.

¿A qué se debe ese escenario?

Creo que es un tema para investigar mucho más. Tenemos algunas hipótesis, una es que eso se deba a que las mujeres están ligadas a labores y roles de cuidado. Por ejemplo, en la PUCE existe casi el doble número de madres que de padres. Sin embargo, como parte de las investigaciones que realizamos como Dirección General de Estudiantes, nos hemos planteado investigar más a fondo estas razones.

También te podría interesar:

Conoce más sobre las científicas de la PUCE 

Eugenia del Pino, su historia