Varias organizaciones, que defienden los derechos de los niños y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) prendieron las alertas. La primera semana de este mes enviaron una misiva a las ministras de Inclusión y de Salud, y al presidente Guillermo Lasso. Les exhortan a declarar el estado de emergencia focalizado por la desnutrición infantil en Chimborazo. Y piden que se haga lo mismo con otras provincias, según su grado de afectación.