Después de la ola de contagios de covid-19 que vivió Ecuador a finales de diciembre e inicios de enero de este 2022 por la variante Ómicron, la situación respecto a la pandemia parecía controlada. Con un descenso de infecciones y una positividad viral del 5%, las autoridades decidieron, el 28 de abril, retirar el uso de obligatorio de la mascarilla en espacios abiertos y cerrados. Transcurridos más de dos meses de esa decisión, el país se enfrenta a una nueva ola de contagios de coronavirus. Los casos pasaron de 705 en la semana 19, a 5 467 en la 27. Para la investigadora de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), Ruth Jimbo Sotomayor, tres factores han influido en el aumento de infecciones.