La Universidad Católica se ha convertido en un punto de atención médica y de acogida a los hijos de los manifestantes que salen a las marchas pacíficas. Los niños se quedan al cuidado de voluntarios. Además, en este punto se recibe donaciones, como alimentos, medicinas, ropa, entre otros artículos.