Un grupo de investigadores de cuatro países dilucidó el origen del intenso tono verde característico de muchas especies de ranas. Los resultados de esta investigación se publicaron en la afamada revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Ese color les permite camuflarse con las hojas y no está en la piel sino en su sangre, huesos, músculos y otros tejidos internos.  

Para entender los orígenes del fenómeno, Carlos Taboada de Duke University y sus colegas extrajeron linfa y otros fluidos de varias especies de ranas para identificar el pigmento que les da su coloración verde. Varias de estas especies fueron estudiadas en La Balsa de los Sapos, una colonia de anfibios vivos mantenida por la PUCE en Quito desde el año 2005. En el estudio participó Santiago Ron, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Exactas y curador de anfibios del museo de Zoología de la PUCE (QCAZ).   

Los investigadores encontraron una proteína previamente desconocida que se une y transporta biliverdina. La biliverdina forma parte de la bilis, es de color verde y se produce por la degradación de glóbulos rojos viejos. Es procesada por el hígado y rápidamente eliminada debido a sus propiedades tóxicas. Cuando una persona no puede excretarla, por problemas del hígado, toma un color verde amarillento, característico de la ictericia. En las ranas, sin embargo, la biliverdina se acumula a concentraciones altas, mucho mayores que las que de personas que sufren de ictericia. Esa acumulación de biliverdina es la que les da el color verde que les caracteriza. 

Además, los investigadores estudiaron las plantas en las que vive la rana punteada y se dieron cuenta de que el color del pigmento coincide estrechamente con el color de las hojas. La nueva proteína que se une a la biliverdina permitió un ajuste evolutivo de la coloración de la rana, haciendo que las ranas “desaparezcan” en el bosque.  

Accede a la publicación aquí. 

Ese color les permite camuflarse con las hojas y no está en la piel sino en su sangre, huesos, músculos y otros tejidos internos.