Al equipo del Centro de Derechos Humanos (CDH) de la PUCE se suma Chaulafán, dos viernes al mes. La pastor alemán es una can de intervención. Con este animal, se busca trabajar en la contención emocional de abogados y estudiantes.

Los abogados del Centro de Derechos Humanos de la PUCE están expuestos al desgaste emocional, debido a los casos que llevan. Por eso, se empezó con este proyecto piloto. Lo precisó el Mtr. José Valenzuela Rosero, quien dirige el CDH. Colaboran 12 estudiantes, dos abogados además de él, un psicólogo de planta y una psicóloga voluntaria. 

En su línea de defensa a la población vulnerable, tratan con víctimas de tortura y de otras graves violaciones de derechos humanos, ciudadanos que enfrentan la desaparición forzada de sus familiares. También a quienes no tienen acceso a la salud, privados de la libertad, etc.

Chaulafán es una perra dócil, que vive en la casa del Mtr. Pablo Bermúdez, psicólogo del CDH. Él comentó que las actividades con Chaulafán están enmarcadas en la metodología de cuidado al cuidador. Desde el 2015, cuando era estudiante, la desarrollaron con la Mtr. Alexandra Serrano.

Esa metodología busca el acompañamiento emocional a los equipos sometidos a estrés y a cargas emocionales fuertes, como el personal sanitario. Ellos, como los abogados, escuchan experiencias de sufrimiento, violaciones a derechos humanos. Con ese ánimo van a sus casas.

Con la metodología de cuidado al cuidador, la intención no es solucionar los problemas del personal. Pero sí, darles herramientas para que puedan descargar esas emociones y pulsiones con las que se quedan en la jornada de trabajo.

En el caso de los abogados del Centro de Derechos Humanos, ellos pueden sufrir de una especie de contagio emocional. Esto porque escuchan y trabajan con experiencias de sufrimiento.

El psicólogo Bermúdez participó de un proceso de formación como especialista en intervención asistida con animales. Chaulafán es su mascota. Detectó que, por ser dócil, podía participar en las actividades del equipo del CDH.

Chaulafán llega solo los viernes y permanece dos horas en el campus de la PUCE. El equipo participa al aire libre, hace dinámicas, gana puntos, para alcanzar el derecho de jugar con la perra.

Chaulafán se ha vuelto una más del equipo de abogados y estudiantes.
Chaulafán se ha vuelto una más del equipo de abogados y estudiantes del Centro de Derechos Humanos.

La Intervención Asistida con Animales de Compañía consiste en la participación de un animal como parte del tratamiento. El objetivo suele ser mejorar funciones físicas, sociales, emocionales y cognitivas.  

Con Chaulafán —precisó el psicólogo—trabajarán en actividades asistidas con animales como método exploratorio. Mencionó que en el área de la salud se los ha incorporado a las actividades de hospitales. Entre otros, para casos de autismo y algunos tipos de discapacidad leve. Así, que ellos están probando con el CDH.

El máster Valenzuela adelantó que les interesa incorporar a un perro, para acompañar a la población que atienden, en 2023. Para ello, el psicólogo Bermúdez entrena a Chimuelo, un can más pequeño, que podría trasladarse con ellos a las comunidades, incluso en otras provincias. El Centro de Derechos Humanos (CDH) articula sus casos con el Consultorio Jurídico Gratuito. Ambos pertenecen a la Facultad de Jurisprudencia de la PUCE. El director del CDH indicó que los ciudadanos pueden contar sus casos al correo electrónico cdh@puce.edu.ec, garantizan confidencialidad y el tratamiento profesional de la información que compartan.

Te podría interesar:

Una conversación en torno al ciberbullying

Aquí más información relacionada: