El Centro Una Familia de Familias (antiguo Centro del Muchacho Trabajador), de la Compañía de Jesús, recibió la condecoración Asamblea Nacional Doctor Vicente Rocafuerte. El  lunes 7 de marzo del 2022, legisladores resaltaron la labor de la organización en 58 años de fundación.

Daniel Onofa, asambleísta por la Izquierda Democrática y miembro de la Comisión de Salud, recordó algo de la historia del centro, que sirve a más de 400 familias, unas 800 personas, en Quito.

El legislador Onofa dijo sentirse honrado de entregar esta distinción al Centro Una Familia de Familias: “Una institución que busca mejores condiciones de vida y terminar con la inequidad y justicia, con mística y convicción de servicio, en favor de los excluidos de Pichincha”.

Algo de historia

Este centro fue creado en 1964, cuando, precisó Onofa, empezó a brindar alimentación a niños que, producto de sus condiciones económicas, eran obligados a trabajar en las calles. En 1968, se crea y legaliza la escuela primaria.

En 1981, la Misión Jesuita inauguró la segunda casa de esta obra en Cotocollao. Entonces, implementaron talleres de formación en confección, belleza y cosmetología, como una parte del programa de capacitación técnica.

A partir del 2018, la obra sigue transformándose y fortalece el servicio a familias, incluye en su propuesta educativa el bachillerato técnico mecanizado, construcciones metálicas y un bachillerato en ciencias; desde 2020 sumó atención en desarrollo infantil”, relató el legislador.

La obra

El Reverendo Gustavo Calderón Schmidt, S.J., Provincial de la Compañía de Jesús en el Ecuador y Vice Gran Canciller de la PUCE, fue parte del evento en la Asamblea Nacional.

En su intervención, contó que el centro es una obra de la Compañía de Jesús que, mediante programas integrales de calidad, promueve el empoderamiento de familias vulnerables para la construcción de su proyecto de vida con el fortalecimiento de sus capacidades.

La organización, dijo, apunta a la promoción de justicia social que nace de la fe, a través del empoderamiento de las familias. Estas, gracias a un acompañamiento integral e interdisciplinario, generan la capacidad de transformación y demandan restitución de derechos en la sociedad.

Como complemento a educación y alimentación, apuntó el Provincial de la Compañía de Jesús, contribuimos a la salud, con revisiones periódicas que alerten de situaciones de más cuidado.

Con los profesionales de trabajo social y psicólogas, detalló el Vice Gran Canciller de la PUCE, estamos pendientes de asuntos que apuntan a acompañamiento sistémico, particularmente la atención a miembros en situación de violencia intrafamiliar, en especial niñas, que suelen tener más riesgo de ser víctimas.

Nos esforzamos en la identificación y acompañamiento, buscamos que vivan en espacios seguros, formamos en salud sexual y reproductiva y prevención del embarazo adolescente; somos conscientes que hay que crear relaciones sanas de niños y niñas”.

Y el 8 de marzo, cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer, el reverendo Calderón dijo que es necesario evidenciar las raíces de las reales causas para evitar futuros femicidios y hablar sobre ello.

“Entre nuestras familias, también hay monoparentales, las madres tienen un lugar crucial en la responsabilidad de sus hijos, estamos comprometidos con la erradicación de la violencia en contra de la mujer”.