Hace 500 años, un militar vasco se debatía entre la vida y la muerte tras una herida de bala de cañón que recibió en la batalla de Pamplona, el 20 de mayo de 1521. En esa convalecencia, ese militar llamado Íñigo López de Loyola (Ignacio de Loyola), vivía una etapa de conversión que años después le llevó a fundar la Compañía de Jesús. Desde mayo de 2021, los jesuitas conmemoran esa transformación a través del Año Ignaciano.

El Año Ignaciano, que se inició el 20 mayo de 2021 y termina el 31 de julio de 2022, recuerda la transformación San Ignacio de Loyola, de un hombre mundano a un ser espiritual. Son 14 meses de reflexión y análisis que permiten la transformación del mundo por medio de Cristo.

“La celebración de los 500 años de la conversión de San Ignacio no se refiere principalmente al pasado. Se trata del presente y del futuro. Es una oportunidad para renovar y redescubrir las raíces ignacianas. Es una oportunidad para detenerse, hacer balance y volver a poner a Cristo en el centro. Se trata de una conversión continua y diaria”, explica  el comunicado de la Compañía de Jesús sobre el Año Ignaciano.

El Año Ignaciano en Ecuador

En Ecuador, el lema para esta etapa de reflexión es Conversión para la transformación. Así se espera lograr que la conversión desde el interior de cada ser humano, de nuestras obras y acciones se oriente en transformar la realidad del país. La fe, la justicia, la reconciliación con Dios y el enfoque  en las más necesitados son el vehículo de esta transformación.

“El camino de Ignacio empieza con una herida, vivida como el disparadero de una nueva vida, de una nueva oportunidad. Escrutar nuestras heridas, y desde ellas encontrar la sanación en el peregrinar”, comenta el Reverendo Gustavo Calderón Schmidt, S.J., Provincial  de la  Compañía de Jesús en el Ecuador y Vice Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE).

El Año Ignaciano, en Ecuador, se conmemora a través de tres etapas: Identidad (mayo a octubre 2021), Misión (noviembre 2021 a marzo 2022) y Gestión (marzo a julio 2022)

  1. Etapa de Identidad: aporta en la respuesta a la pregunta de quiénes somos. Es el punto de partida que posibilita la definición de nuestra esencia, tanto en lo personal como en lo institucional.
  2. Etapa de Misión: busca responder la pregunta qué hacemos. Establecida la identidad, descubrimos, actualizamos y cultivamos la misión común, es decir, el sentido más trascendente de nuestras acciones apostólicas, tanto personales como comunitarias.
  3. Etapa de Gestión: describe el cómo lo hacemos. Toda misión tiene que encarnarse, poderse ver y testimoniar, sino, puede no ser real y quedarse en declaraciones teóricas. Ese modo de testimoniar la misión es la gestión, lo que podemos llamar desde nuestra identidad: nuestro modo de proceder.

El Año Ignaciano en la PUCE

Para la PUCE, como parte de las obras jesuitas de Ecuador, el Año Ignaciano es una oportunidad para el crecimiento y mejora constantes como centro de formación humanística del Ecuador.

“El Año Ignaciano en la PUCE ha coincidido con la celebración de los 75 años de la universidad y con lo que se ha llamado el Año de las Transformaciones. Así como para San Ignacio de Loyola el recibir el impacto de esa bala de cañón, le cambió la vida y propició una conversión y una mejora, así también para la PUCE y todo su personal, el impacto de la pandemia y de muchas dificultades dolorosas y necesarias, es un espacio de reflexión y de mejora para continuar sirviendo”, expresó el padre David Chamorro, S.J, docente de la Facultad de Ciencias Filosófico -Teológicas de la PUCE.

Entre las actividades que realizará la PUCE para difundir el Año Ignaciano, está el Tour Ignaciano. Con este evento se conmemorará la memoria de San Ignacio de Loyola y la obra jesuita, que motivaron la fundación de este centro universitario. La PUCE es una de las 12 obras jesuitas culturales y educativas que existen en Ecuador. Entre ellas, además, están: ocho colegios, Sistema Educativo Fe y AlegríaFundación Mariana de JesúsCentro del Muchacho Trabajador, Fundación Iglesia Compañía de Jesús  y Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit.

Otros datos

El 12 de marzo se realizará una Misa solemne en la Iglesia Gesú, Roma. Fecha emblemática del Año Ignaciano por ser los 400 años de canonización de San Ignacio de Loyola. En esa misma época, se canonizó a San Francisco Javier, Santa Teresa de Jesús, San Isidro Labrador y San Felipe Neri.

La Compañía de Jesús, la mayor orden religiosa del mundo, cuenta con más de 17.000 miembros a nivel mundial y 100 religiosos en Ecuador.

Te puede interesar:

Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit, un espacio que no debe morir